boton_facebook Menu bandera inglesa

LOS CANTOS, HIMNOS Y MARCHAS EN LA MISA DE ESPONSALES.


Al Igual que el acto civil de matrimonio, el sacramento del matrimonio católico es en esencia un acto breve de aproximadamente 5 a 10 minutos que se realiza por tradición dentro del rito de la misa, por lo que es mejor conocido como Misa de Esponsales. No se pretende con esta afirmación, en lo absoluto, desvirtuar el carácter sagrado del matrimonio católico, sino referenciar que el tiempo empleado en su celebración es muy similar al tiempo que se emplea en la celebración civil; razón por la cual, la misa de matrimonio o misa de esponsales, es una misa como todas, en las que de manera especial se ha introducido la celebración del sacramento del matrimonio y a la que pretendemos darle un toque especial mediante la selección personal y cuidadosa de los Cantos, Himnos y Marchas.

Ordinariamente el sacerdote, después de la homilía, introduce el sacramento del matrimonio y terminado éste reanuda el trascurrir normal de la misa. Por esta razón, cuando estamos pensando en música para bodas católicas o música para ceremonias nupciales católicas, estaremos tratando de lo mismo: música para Misa de esponsales. Esto quiere decir que nuestro interés se debe dirigir hacia la preparación de los cantos de una misa, a la que por supuesto, daremos un tratamiento especial desde el punto de vista musical, dándole mayor solemnidad al acto y resaltando la importancia del sacramento que se celebra.

Con este propósito - en las misas de esponsales - se remplazan los cantos de entrada y salida por las tradicionales marchas nupciales, y los cantos propios de la misa por cantos selectos siempre ceñidos al sentido litúrgico de cada momento y expresando de esta manera la connotación especial que se ha querido dar a la celebración. En otras palabras, se trata de cambiar hasta donde es lícito sin alterar el correcto sentido de la liturgia, los cantos comunes, por cantos, marcha e himnos no comunes.

Es importante aclarar que desde el punto de vista litúrgico, las marchas no remplazan los cantos de entrada y salida. Lo correcto es que adicionalmente a las marchas, se entonen los cantos de entrada (o preparación a la misa) y de Salida (de acción de gracias). Sin embargo, por razones de practicidad, en las ciudades de clima cálido o en verano, especialmente cuando los templos no son climatizados, con el propósito de reducir un poco el tiempo de la celebración, se omiten estos cantos remplazándolos por las marchas.

Viene al caso también explicar que - en algunos templos, algunos sacerdotes - con el propósito de ceder un espacio a la expresión y manifestación de las emociones de la pareja, permiten la utilización de música profana (música no hecha para el culto religioso) durante el protocolo de entrada y salida, siempre y cuando esta sea respetuosa del lugar y del acto que se celebra. En todo caso siempre deberá solicitarse al sacerdote celebrante y/o al párroco, la autorización para introducir cualquier piza musical no litúrgica.

Comparte esta informacion con un amigo..

En próximo artículo “Musicalización de la Misa de Esponsales”estaré tratando sobre los cantos propios de cada momento, su significado en la liturgia y algunas señas que indicarán claramente en que memento se debe interpretar.


Notas de la experiencia