boton_facebook Menu bandera inglesa

Uso correcto de las Marchas Nupciales


Hay alguna tradición no muy ancestral que señala que fue en 1858 para la boda de la princesa Victoria de Inglaterra y el príncipe Federico Guillermo de Prusia que se utilizaron estas marchas por primeras vez como marco solemne de una ceremonia nupcial. Dada la tendencia del común de las personas de imitar los actos de la realeza, fue generalizándose el uso de estas marchas como marco de la ceremonia, interpretándose, tal vez influenciados por el carácter introductorio de las trompetas para anunciar la llegada de la novia, la Marcha Nupcial de Mendelssohn para la entrada; y dejando el Coro Nupcial (Marcha Nupcial) de Wagner para la salida.

Sin embargo existen en la actualidad otros criterios por el cual se invierte la posición en que se interpretan ambas marchas dejando la de Wagner por su carácter apacible y relajante para la entrada y la fuerza dramática de la de Mendelssohn para resaltar con júbilo el logro de la pareja y la celebración que le sigue.

Si escuchamos cuidadosamente la versión original de la Marcha Nupcial de Wagner podremos percibir en la atmosfera relajada de esta pieza musical que es una invitación a la novia a dar sus pasos sobre un tapete tupido y delicado, como si fuese de espumas o como si caminase sobre las nubes, con confianza y seguridad hacia el enlace nupcial.

De hecho, sabemos que la versión original de la obra de Wagner se titula “Coro Nupcial” y que como tal tiene un texto que es entonado por un coro. Si revisamos la traducción al español de este texto, comprobaremos que es claramente una invitación a dar el tan anhelado paso. Lastimosamente, no siempre se cuenta con un coro para el servicio y en la práctica se termina interpretando instrumentalmente. Esto ha hecho que desconozcamos el texto de esta hermosa obra musical y que presento a continuación.

Coro Nupcial de Lohengrin – Richard Wagner

Entrad en paz al son nupcial
donde os espera el amor conyugal.

Con lealtad y hondo sentir

fidelidad hará firme la unión.

Ven paladín de fe y virtud!

¡Ven bella flor de la juventud!

Abandonad el ruido de fiesta,

entrad al reino de vuestra dicha,

dejad el mundo, vano esplendor,

os guíe aquí tan solo el amor.

Como nota curiosa también a resaltar, es el título que tiene esta marcha para su versión en inglés: “Here comes de Bride”.

Por el contrario, si escuchamos la Marcha Nupcial de Mendelssohn, podremos percibir en la secuencia ascendente en que se mueven las trompetas, la alegoría de fuegos artificiales coronados por el tuti de la orquesta y con explosiones reproducidas por los instrumentos de percusión.

Desde el punto de vista de la atmosfera que se pretende dar al marco de la ceremonia, la marcha de Wagner cumple mejor su cometido a la entrada y la de Mendelssohn a la salida.

Comparte esta informacion con un amigo..

En próximo artículo “Musicalización de la Misa de Esponsales”estaré tratando sobre los cantos propios de cada momento, su significado en la liturgia y algunas señas que indicarán claramente en que memento se debe interpretar.


Notas de la experiencia